La nueva radiotelevisión pública valenciana se llamará ‘À’

La nueva radiotelevisión pública valenciana se llamará 'À'

La radio televisión pública valenciana ya tiene nuevo nombre. Se llamará À. y se pronunciará À punt. Lo decidió anoche, por sorpresa y por unanimidad, el Consejo Rector de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación (CVMC), en una reunión, en la que en principio solo tenía previsto analizar las más de 80 propuestas presentadas. La seleccionada ha sido la de la agencia Aftershare, de la que es propietario el presentador de televisión y publicista, Risto Mejide. La empresa se encarga, entre otros clientes, de la Fundación Trinidad Alfonso, que impulsa el presidente de Mercadona, Juan Roig.

El presidente del consejo, Enrique Soriano, ha señalado a EL PAÍS, que la primera fase del concurso estaba dotada con un premio de 5.000 euros, y que el posterior desarrollo del proyecto sí que dispondrá de presupuesto. Las tres empresas encargadas de la nueva imagen gráfica del ente son Estudio Menta, Dídac Ballester y la propia Aftershare.

Soriano ha explicado que se ha valorado para la elección del nombre que la letra à está incluida en las tres provincias de la Comunidad Valenciana, y que es la primera letra del abecedario, lo que significa que “es el inicio, empezar desde cero, inaugurar algo nuevo”. Soriano ha agregado que se había agotado el criterio de los números y que el acento abierto de la letra que da nombre a la nueva televisión valenciana “es un hecho característico de nuestro lengua”.

La nueva directora general del ente, Empar Marco ha tomado posesión ante el Consejo Rector después de que el pasado jueves las Cortes Valencianas la eligieran para dirigir la nueva radiotelevisión pública valenciana. Marco, excorresponsal de TV3, anunció en las Cortes Valencianas la pasada semana, que su proyecto para la futura radiotelevisión pública será multimedia y multiplataforma -televisión, radio y web- y contará inicialmente con cerca de 500 trabajadores.

El Gobierno valenciano, presidido por el popular Alberto Fabra, cerró, el viernes, 29 de noviembre de 2013, la televisión pública valenciana, -Canal 9- con una plantilla de 1.660 empleados y una deuda que ascendía a más de 1.200 millones de euros.