Repasamos la historia de Radiotelevisión Valenciana

Repasamos la historia de Radiotelevisión Valenciana

El Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana de 1982 posibilita la creación de unos medios de comunicación social destinados a fomentar la intercomunicación entre valencianos y a potenciar su identidad cultural y lingüística.

En el mes de julio de 1984, las Cortes aprobaron la Ley de Creación de Radiotelevisión Valenciana, instrumento necesario para llevar a la práctica uno de los proyectos más compartidos y esperados por los diversos sectores sociales y políticos de la Comunidad. El artículo 11, c) de la Ley 7/1984 de la Generalidad Valenciana de 4 de julio, por la que se crea RTVV, establece la regulación interna a través de la Normativa desarrollada por la Dirección General, estableciendo la gestión de los servicios de Radio y Televisión a través de dos empresas públicas en forma de sociedades anónimas, Televisió Autonòmica Valenciana S.A. y Ràdio Autonomía Valenciana S.A. A pesar de ser dos sociedades distintas, éstas dependen del mismo órgano, siendo este RTVV. El capital de la empresa es exclusivamentente aportado por la Generalidad Valenciana, en acuerdo a dicha ley.

El 10 de marzo de 1987 empezaron las obras de infraestructura del centro de producción de programas de RTVV, ubicado en Burjasot, en los alrededores de la ciudad de Valencia, así como las instalaciones de Canal 9.

En el mes de marzo de 1988 se constituyó el Consejo de Administración de RTVV. El Consejo estaba formado por once miembros designados, según la Ley de Creación del Ente, por las Cortes Valencianas, y la duración de su mandato coincide con la de la legislatura correspondiente.

En abril del mismo año, el Consejo de Administración propuso al Consejo de la Generalidad Valenciana el nombramiento del Primer Director General del Ente.

El 1 de agosto de 2009 Canal 9 empezó con una señal en alta definición llamada en un principio Canal 9 HD y posteriormente Nou HD, que emitía la misma señal reescalada exceptuando los contenidos producidos en alta definición que se emiten en ese formato.

El presupuesto del ente en el año 2011 era de 120 millones de euros, siendo rebajado en el 2012 a 98’7 millones.3

En enero de 2012 se anunció un expediente de regulación de empleo (ERE) para la RTVV.4

En octubre de 2013 la cadena pública Canal 9 pasa a llamarse simplemente Nou. El presupuesto de este año es de 78 millones de euros.5

El 29 de junio de 2016 la Agencia Tributaria publica una lista de deudores donde figura RTVV con una cantidad pendiente de pago de 1,3 millones de euros.6

Los últimos intentos de Punt2

Los últimos intentos de Punt2

El problema fue cuando en la dirección de TVV se empezó a dejar de lado el canal. Poco a poco se redujeron las producciones originales y se empezó a rellenar la parrilla de reemisiones y programas de archivo. Con la creación del canal informativo 24.9 todos los programas informativos (Metropolità, Europa al dia, etc) y muchos de los programas divulgativos (como Medi ambient) abandonaron Punt 2 para ir a parar al nuevo canal. Y, por sí fuera poco, en abril de 2009 el 24.9, después de robarle a Punt 2 sus programas, le roba también sus frecuencias de emisión analógica. Este hecho no solo demostró lo poco que le importaba a un “enchufado” del PP venido de Madrid la cultura y el valenciano, sino que, además, dió un golpe casi mortal a la audiencia del canal, ya que, a falta de un año para el apagón analógico, aún era mucha la gente que no estaba preparada por la TDT y que, por tanto, ya no podía seguir el canal.

En septiembre de 2010 TVV cambió por completo su imagen corporativa y, con ella, el nombre de sus canales secundarios, que pasan a llamarse Canal Nou 2 y Canal Nou 24, aunque en la práctica los nombres quedan reducidos a Nou 2 y Nou 24. Este cambio de imagen no supone un impulso para el viejo Punt 2, sino todo lo contrario, ya que comporta más redifusiones y más programas de archivo y reduce la programación nueva a un porcentaje ínfimo que, en estos últimos meses, se reducía casi exclusivamente a las cada vez más escasas retransmisiones deportivas.
Finalmente, el viernes, el nuevo contrato- programa de RTVV dictó la sentencia de muerte a Nou 2. A mediodía se conocía la aprobación del contrato-programa, a media tarde que comportaba la muerte de Nou 2, y a las doce de la noche, esta muerte se hacía efectiva. Lo último que se ha podido ver en Nou 2 ha sido una entrevista con Faemino y Cansado que, sin pretenderlo, han certificado la absurdez de la gestión de TVV en estos últimos años con su presencia. Acto seguido, se han emitido dos minutos y medio de imágenes aéreas de los paisajes de la comarca del Comtat para ajustar la emisión con el inicio de la ronda informativa de las doce del Nou 24, que ha tomado el relevo de Nou 2, con logo y ticker informativo incluidos.

Pero si estoy aquí hablando del asesinato de Nou 2 no es por todos los programas que he mencionado, que se lo merecerían sin ninguna duda, pero debería ser en una lugar más adecuado que este, porque aquí venimos a hablar de anime, y Nou 2 ha emitido mucho y variado. No hablaremos de los que se han emitido en Canal 9, que también son muchos, sino que nos quedaremos con nuestro amigo Punt 2, y tampoco los nombraré cronológicamente porque mi cerebro no llega a tanto.

Aunque no sea anime, debo empezar hablando de Las Tortugas Ninja, esa serie que marcó la infancia de toda una generación y que fue la primera serie de animación emitida por Canal 9 en 1989 y también una de las primeras en estrenar la programación infantil de Notícies 9 en 1998 junto a los Galaxy Rangers, otra serie norteamericana pero con la animación producida por la TMS nipona.

Pero por Punt 2 han pasado animes de todas las clases, la gran mayoría de ellos dentro del contenedor infantil Babalà. Por supuesto uno de los reyes del canal ha sido el incombustible Doraemon, que ha podido contar con la compañía de sus “primosKiteretsu y Hattori, el ninja. Tampoco faltó la megaestrella de las autonómicas de principios de siglo, Shin-chan, aunque Televisió Valenciana fue de las últimas en estrenar la serie y la primera en ceder a las presiones de los lobbies idiotizadores que veían en Shinosuke un peligro para la integridad de los niños, pero que no tienen ningún problema con programas mucho más contaminantes y perniciosos para los críos como Sálvame y compañía.

Por la pantalla de Punt 2 han pasado magical girls de todas las clases: Minky Momo, La mágica Doremi, Corrector Yui o la siempre genial Sakura, la cazadora de cartas. Hemos tenido, como no podía ser de otra manera, las clásicas y populares coproducciones euroniponas como Montana, Vicky el vikingo, La abeja Maya o la “tres parisien” Reporter Blues.